sábado, noviembre 26, 2005

Volver a empezar...


Pasa la vida y el tiempo
No se queda quieto
Llego el silencio y el frío
Con la soledad
Y en que lugar anidare mis sueños nuevos
Y quien me dará una mano
Cuando quiera despertar

Volver a empezar
Que aun no termina juego
Volver a empezar
Que no se apague el fuego
Queda mucho por andar
Y que mañana será un día nuevo bajo el sol
Volver a empezar..

Se fueron los aplausos y algunos recuerdos
Y el eco de la gloria duerme en un placar
Yo seguiré adelante atravesando miedos
Sabe Dios que nunca es tarde
Para volver a empezar

Volver a empezar
Que aun no termina juego
Volver a empezar
Que no se apague el fuego
Queda mucho por andar
Y que mañana será un día nuevo bajo el sol
Volver a empezar
Volver a intentar
Volver a empezar

Volver a empezar
Que aun no termina juego
Volver a empezar
Que no se apague el fuego
Queda mucho por andar
Y que mañana será un día nuevo bajo el sol
Volver a empezar
Volver a intentar
Volver a empezar

Alejandro Lerner

4 comentarios:

Charlie dijo...

El día y la noche, la alegria y la tristeza, lo bueno y lo malo, etc, antagónico y necesario, no puede existir el uno sin el otro.
Es el Yin y el Yan, el germen de uno anida en el otro, es la esperanza y la cautela que debemos utilizar para no caer en el desazón o la euforia extrema.
Cada uno nos sirve para reconocer la existencia del otro, es la enseñanza.

Asshhheeee.:-)

Charlie dijo...

Día y noche, bueno y malo, tristeza y alegria; inversos, opuestos pero dependientes el uno al otro, necesarios para definir el tiempo, el espacio, el ánimo, el sentimiento.
Como en el Yin y el Yan en sus entrañas yace el germen del opuesto, la esperanza y resignación, asi debemos tomar cada fin y cada inicio, con resignación y esperanza, la primera sembrará la experiencia y la segunda ilusión.
AASSHHHEEEE.

Charlie dijo...

Haloscan me está joliendo, no mostlal comments calajoo!

La Bruja dijo...

Ud. estal reitelativo!!!

El eterno aprender la dualidad de esta existencia...