lunes, diciembre 11, 2006

El coraje de vivir...


Desde hace unos días no surgía nada que me inspirara a postear y de pronto, un simple comentario (gracias Alma Mágica) me despierta una serie de sentimientos que me impulsan a escribir.

El post "Carta abierta para alguien..." tenía por supuesto un destinatario, si lo leyó o no, francamente no lo se, pero lo rescatable es que terminó siendo útil para otra persona, alguien a quien no conozco pero que por alguna extraña circunstancia está atravesando vivencias similares a las que inspiraron esa carta y además, la CAUSAlidad hizo que la leyera y se convirtiera en la respuesta que estaba buscando.

La sensación de sentirse útil, de saber que un pensamiento o una palabra nuestra se convierte en una pequeña lucecita en el camino de otro, es dulcemente gratificante y hasta hace diluir la tristeza que pudo generar ese pensamiento o esa palabra.

Me quedé pensando en lo terrible que es dejarnos vencer por nuestro temores y no animarnos, es algo que se va a convertir en un lastre por el resto de nuestras vidas, no tengan dudas, es mil veces mejor jugársela, arriesgarse a perder... pero "SABER", a quedarse toda la vida con la duda de ¿que habría pasado si...?
Hice tantas cosas en mi vida, me pegué tantos golpes fieros!!!, pero ninguno me duele tanto como esas poquitas cosas a las que no me animé, afortunadamente fueron muy pocas, pero pesan como si hubieran sido miles!!.

Como decía el Nano "caminantes no hay caminos, se hace camino al andar", por eso es importante hacer nuestro camino y dejar nuestra huella, pero como todo lo que es importante no es fácil, requiere de coraje, requiere de jugarse, requiere de arriesgar, pero no sólo vale la pena sino que es imprescindible para "VIVIR", aún perdiendo ganamos en experiencia y en auto-valoración, aún perdiendo ganamos en amor propio, y si ganamos... no hay triunfo que podamos valorar más, del que podamos estar más orgullosos, que el logrado a costa de jugársela, de apostar a todo o nada, de hacer trizas nuestros miedos para hacer camino dejando nuestra huella.

Así que Alma Mágica, te dedico este post, por no creer en la casualidad y sí en la causalidad, por reconocer las señales y por saber encontrar las respuestas, sea cual fuere el resultado, sin duda estarás haciendo camino y dejando huella...

2 comentarios:

Alma Magica dijo...

Muchas gracias por todo. Comparto plenamente tu punto de vista. Creo que el poder equivocarse al dar un paso no deberia ser un problema sino un DERECHO. Un derecho que ademas nos hace libres.

La Bruja dijo...

Toda mi vida defendí mi libertad con uñas y dientes, siempre la consideré mi bien más preciado, siempre pensé que en una pareja todo andaría bien si, además del amor, había un profundo respeto por la individualidad y la libertad del otro.
Hoy me pregunto cuando lograremos ser realmente libres, libres de cuerpo, mente y espíritu, ¿que grado de evolución sería necesario para alcanzarlo?